Home » La Infancia de Jesús (La Llena de Gracia nº 5) by Lamb Books
La Infancia de Jesús (La Llena de Gracia nº 5) Lamb Books

La Infancia de Jesús (La Llena de Gracia nº 5)

Lamb Books

Published February 4th 2014
ISBN :
Kindle Edition
112 pages
Enter the sum

 About the Book 

Los tres niños están jugando a las tiendas en perfecta armonía con los carritos en los que hay varios artículos: hojas, pequeñas piedras, virutas de madera, pequeños trozos de madera.Jesús es el que compra las cosas para su mamá, a quien le llevaMoreLos tres niños están jugando a las tiendas en perfecta armonía con los carritos en los que hay varios artículos: hojas, pequeñas piedras, virutas de madera, pequeños trozos de madera.Jesús es el que compra las cosas para su mamá, a quien le lleva ahora una cosa y luego otra. María acepta todas las compras con una sonrisa.Entonces el juego cambia. Santiago, uno de los dos primos propone: Vamos a jugar en el éxodo de Egipto. Jesús será Moisés, yo seré Aarón, y tú ... María. Pero yo soy un niño! Protesta Judas.No importa. Es exactamente lo mismo. Tú eres María, y podrás bailar delante del becerro de oro y el becerro de oro es la colmena por allí. No voy a bailar. Yo soy un hombre y no quiero ser una mujer. Soy un fiel creyente y yo no voy a bailar ante un ídolo. Jesús les interrumpe: No vamos a jugar esa parte. Vamos a jugar este otro: cuando Josué es elegido sucesor de Moisés. Así que no habrá pecado terrible de la idolatría y Judas estará encantado de ser un hombre y mi sucesor. ¿Estás feliz?Sí, lo estoy, Jesús. Pero entonces Tú tendrás que morir, porque Moisés muere después. Pero yo no quiero que mueras- siempre has sido tan afectuoso conmigo .Todo el mundo muere... pero antes de morir bendeciré a Israel, y ya que vosotros sóis los únicos aquí, voy a bendecir a todo Israel en vosotros.Ellos están de acuerdo. Luego hay un argumento: si el pueblo de Israel, después de tanto viajar, todavía tenían los mismos carros que tenían cuando salieron de Egipto. Hay una diferencia de opinión.Ellos van con María. Mamá, yo digo que los israelitas todavía tenían los carros. Santiago dice que no. Judas no lo sabe. ¿Quién tiene razón?. ¿Sabes?